¿Monolito o microservicio? Pros, contras y cosas que debe saber

· 5 min de lectura
¿Monolito o microservicio? Pros, contras y cosas que debe saber

Los desarrolladores de la nueva era adoran los microservicios, pero los veteranos no siempre están convencidos.

No es porque sean viejos y testarudos, sino porque los monolíticos tienen ventajas que no todo el mundo está dispuesto a aceptar.

Pero eso no significa que los monolitos sean la mejor arquitectura para tu código. Aquí tienes un resumen completo de lo que son los monolitos y los microservicios, y cómo se comparan en cuanto a pros y contras.

¿Qué es la arquitectura monolítica?


Se refiere a un enfoque de diseño de software en el que todos los componentes de una aplicación se construyen e integran como una unidad única y autónoma.

En una arquitectura monolítica, la funcionalidad de una aplicación se construye y despliega normalmente junta, como una sola unidad. Esto contrasta con una arquitectura de microservicios, en la que una aplicación se construye como una colección de servicios más pequeños e independientes que se comunican entre sí a través de una red.

Ventajas de la arquitectura monolítica:


Simplicidad
Son relativamente sencillas de entender y trabajar, ya que toda la funcionalidad de una aplicación está contenida en un único código base. Esto puede facilitar a los desarrolladores el aprendizaje y el trabajo con el código, así como la gestión y el mantenimiento de la aplicación a lo largo del tiempo.

Más fácil de probar
Como todo el código de una aplicación monolítica está contenido en una sola unidad, puede ser más fácil probar la aplicación en su conjunto. Esto puede facilitar la detección de errores y otros problemas en las primeras fases del proceso de desarrollo, lo que puede ahorrar tiempo y dinero.

Mejor rendimiento
Pueden tener potencialmente un mejor rendimiento que sus homólogas de microservicios, ya que todo el código está contenido en una sola unidad. Esto puede hacer que sea más fácil optimizar el código para el rendimiento, y también puede hacer que sea más fácil aprovechar el hardware moderno y otros recursos.

Más fácil de desplegar
Como una aplicación monolítica es una sola unidad, puede ser relativamente fácil de desplegar. Esto puede facilitar la rápida puesta en marcha de la aplicación, así como su gestión y ampliación a lo largo del tiempo.

Menor coste
En algunos casos, una arquitectura monolítica puede ser menos costosa de desarrollar y mantener que de microservicios. Esto se debe a que una aplicación monolítica puede ser desarrollada y mantenida por un equipo más pequeño y porque puede ser potencialmente más fácil de probar y desplegar.

Los contras de la arquitectura monolítica:


Acoplamiento estrecho
En una arquitectura monolítica, todos los componentes de una aplicación están estrechamente acoplados, lo que significa que los cambios en una parte del código pueden afectar potencialmente a otras partes del código. Esto puede dificultar la realización de cambios en la aplicación sin introducir errores u otros problemas.

Dificultad para escalar
Dado que una aplicación monolítica es una unidad única y autocontenida, puede resultar difícil escalar los componentes individuales de la aplicación de forma independiente. Esto puede dificultar la gestión de aumentos repentinos de tráfico u otras demandas sobre la aplicación, y puede limitar la escalabilidad general de la aplicación.

Actualización
Una aplicación monolítica está contenido en una única unidad, puede resultar difícil actualizar o sustituir componentes individuales de la aplicación sin afectar al resto del código. Esto puede dificultar la actualización de la aplicación, así como la introducción de nuevas características o funcionalidades.

Mantenimiento
Con el tiempo, una aplicación monolítica puede volverse grande y compleja, lo que puede dificultar su mantenimiento y soporte. A medida que crece la base de código, puede resultar más difícil para los desarrolladores entender y trabajar con el código, lo que puede ralentizar el desarrollo y aumentar el riesgo de errores y otros problemas.

¿Qué son los microservicios?


Un patrón de diseño de arquitectura de software en el que una aplicación grande se construye como una colección de servicios más pequeños e independientes que se comunican entre sí a través de una red. Cada uno está diseñado para ser autónomo e implementar una funcionalidad o capacidad empresarial específica, como la autenticación de usuarios o la gestión de catálogos de productos.

La principal ventaja de utilizar está arquitectura es que permite una mayor flexibilidad y escalabilidad que una monolítica. Dado que cada microservicio es independiente y puede desarrollarse, desplegarse y escalarse por separado de los demás, es más fácil realizar cambios en la aplicación sin afectar a todo el código base. Esto puede facilitar la actualización y el mantenimiento de la aplicación a lo largo del tiempo, así como su escalabilidad para hacer frente a un aumento del tráfico u otras demandas.

Los pros de los microservicios:


Flexibilidad
Dado que cada microservicio es una unidad independiente y autocontenida, es relativamente fácil realizar cambios en microservicios individuales sin que ello afecte al resto de la aplicación. Esto puede facilitar la actualización y el mantenimiento de la aplicación a lo largo del tiempo, así como la introducción de nuevas características o funcionalidades.

Escalabilidad
Los microservicios pueden desarrollarse, desplegarse y escalarse independientemente unos de otros, es más fácil escalar componentes individuales de una aplicación para hacer frente a un aumento del tráfico u otras demandas. Esto puede facilitar que la aplicación siga respondiendo y estando disponible, incluso cuando se enfrenta a picos repentinos de tráfico u otros retos.

Modularidad
Están diseñados para ser modulares, lo que significa que cada uno implementa una capacidad o funcionalidad empresarial específica. Esto puede facilitar a los desarrolladores la comprensión y el trabajo con el código, y también puede facilitar la reutilización de microservicios individuales en otras aplicaciones.

Eficiencia
Los microservicios pueden ser desarrollados y mantenido por un equipo pequeño y centrado, esto puede ser más fácil al momento de colaborar y compartir conocimientos dentro del equipo. Permitiendo el desarrollo y la publicación de nuevas características y actualizaciones, y también puede ayudar a reducir el tiempo y el esfuerzo necesarios para mantener la aplicación a lo largo del tiempo.

Pila tecnológica flexible
Dado que cada microservicio es una unidad independiente, es posible utilizar diferentes tecnologías para diferentes microservicios. Esto puede facilitar el aprovechamiento de las mejores herramientas y tecnologías para cada necesidad empresarial específica, y también puede facilitar la migración a nuevas tecnologías con el tiempo.

Los contras de los microservicios:


Complejidad
Microservicios implica construir una aplicación como una colección de servicios independientes, puede ser más compleja de implementar y gestionar que una arquitectura monolítica. Esto puede hacer que sea más difícil para los desarrolladores entender y trabajar con el código, y también puede hacer que sea más difícil depurar y solucionar problemas.

Mayor sobrecarga
Cada microservicio es una unidad independiente, hay una sobrecarga adicional asociada a la gestión y coordinación de la comunicación entre microservicios. Esto puede añadir complejidad y sobrecarga al proceso de desarrollo y despliegue, lo que puede aumentar el tiempo y el esfuerzo necesarios para crear y mantener la aplicación.

Comunicación de red
Los microservicios se comunican entre sí a través de una red, existe la posibilidad de que la latencia de la red u otros problemas de comunicación afecten al rendimiento de la aplicación. Esto puede ser especialmente difícil en aplicaciones que requieren una comunicación de baja latencia entre microservicios, como los sistemas de comercio financiero en tiempo real.

Falta de estandarización
En vista de que esté modelo de arquitectura puede ser desarrollados y mantenidos por un equipo diferente, existe la posibilidad de que haya una falta de estandarización entre los microservicios de una aplicación. Esto puede dificultar la gestión y el mantenimiento de la aplicación a lo largo del tiempo, así como garantizar que los microservicios sean compatibles entre sí.

Monolítico vs microservicio: ¿cuál es mejor?


Ambos enfoques tienen sus puntos fuertes y débiles, y la mejor elección dependerá de los requisitos y objetivos específicos del proyecto.

En general, una arquitectura monolítica puede ser adecuada para aplicaciones pequeñas o medianas que no requieran un alto grado de flexibilidad o escalabilidad. Dado que está arquitectura es relativamente sencilla de entender y trabajar con ella, puede ser un enfoque eficiente y eficaz para crear y desplegar aplicaciones en estas situaciones.

Por otro lado, una arquitectura de microservicios puede ser más adecuada para aplicaciones grandes y complejas que requieren un alto grado de flexibilidad y escalabilidad, facilitando el desarrollo y mantenimiento de una aplicación grande y compleja a lo largo del tiempo.

En última instancia, la decisión de utilizar una arquitectura monolítica o de microservicios dependerá de las necesidades y objetivos específicos del proyecto, así como de la experiencia y capacidades del equipo de desarrollo. Puede ser útil consultar con expertos o realizar una investigación para determinar el mejor enfoque para una situación determinada.

Fuente

Plataforma de cursos gratis sobre programación